Hace 33 años entraba victorioso en Saigón el Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur y huían escapando los últimos soldados yanquis. Con esta victoria, quedaba sellada la unidad indivisible del pueblo vietnamita, saboteada por dos potencias, EEUU y Francia. La barbarie desatada por el imperialismo en Vietnam donde los criminales yanquis mataron a 4.000.000 (cuatro millones) de personas y dejaron miles quemadas vivas con el NAPALM, en un genocidio poco recordado.

Muchísima sangre había costado luchar contra el colonialismo francés en la independencia, contra la invasión japonesa en la II Guerra Mundial y contra el imperialismo yanqui. Pero esa sangre derramada no fue en vano. Fue el precio de la libertad y el precio de la Victoria.

A diferencia de los soviéticos, que ya se habían olvidado de la palabra internacionalismo, los cubanos colaboraron activamente en la lucha por la unión de Vietnam, enviando combatientes y armas para las batallas de esa cruenta guerra.

Nadie olvidará jamás el sacrificio y el heroísmo de los vietnamitas ni la capacidad de liderazgo de Von Guyen Giap y de Ho Chi Minh.

¡Contra el imperialismo se puede vencer!
¡Liberación o muerte!


Share/Save/Bookmark

0 comentarios:

Publicar un comentario