La famosa frase que es título de este post fue pronunciada por Joseph Goebbels a su amigo el Adolf Hitler, en referencia a que como político debía mentir al pueblo para que este esté convencido de sus acciones como Führer. Pero esta frase no fue aplicada sólo por los nazis. Es actualmente la guía de cuanto gobernante comprometido con el poder capitalista exista. Las doctrinas nazis son su Biblia. El maligno poder capitalista recurre a los consejos de los genios del mal, de los genios en salvar a la Humanidad de esos malvados comunistas que buscan cosas como la igualdad, la libertad, la verdadera democracia, ideales que naturalmente no deben triunfar, sino todo el grandioso aparato, todas las metiras repetidas mil veces como verdades, todo el falso mundo de paz romana, todo eso que se nos ha impuesto como doctrina única, toda la parodia de libertad, si los más grandes valores del ser humano triunfaran, todo se caería, lo que tardó en destruir 70 años al más gran proyecto socialista de todos los tiempos, esa fuerza salida de las entrañas del hombre, ese sistema creado con los fines más inmediatos, ese sistema decadente, construído en base a la mentiras, a las injusticias, al odio, todo esa fuerza, llamada capitalismo, el sistema más poderoso jamás concebido se hundiría en unas décadas. Sí, porque tal es el poder de la verdad. ¡Ni la descomunal fuerza del Capital y de sus mentiras podrían contra la Razón y la Justicia!

Aún así, dada la situación de "victoria" del capitalismo, gracias a la traición de los burócratas de la URSS y la labor de zapa de EEUU, nos vemos en un mundo donde, aún con los avances que ha habido desde los '90, un mundo predominantemente derechista.

Demos un ejempo práctico del sistema de mentiras de los liberales: Jorge Fontevecchia repite, cual loro liberal, una de las más típicas de las mentiras liberales: que el nazismo y el comunismo son iguales, el toque personal que le da Fontevecchia a la idea es que él agrega como uno de los regímenes terribles al kirchnerismo. Aunque patético, puede leer el texto del periodista aquí. Lo que dice el imbécil de Fontevecchia es que el término de "enemigo de clase" (correctamente el término es "lucha de clases", pero Jorgito reemplazó lucha por enemigo, así parece más siniestro), fue utilizado tanto por Hitler y Mussolini como por Lenin y Trotsky. El concepto de lucha de clases, desarrollado principalmente por Karl Marx (no por Lenin como dice Fontevecchia) está presente desde los comienzos de la dialéctica, incluso en la Antigua Grecia. Cito a dos grandes pensadores sobre esto, Aristóteles y Platón:
"Mercaderes e industriales no deben ser admitidos a la ciudanía, porque su género de vida es abyecto y contrario a la virtud." Aristóteles
"Toda ciudad, por pequeña que sea, está dividida de hecho en dos: una es la ciudad de los pobres y la otra es la ciudad de los ricos. Ambas están en guerra entre sí." Platón
Según Fontevecchia, la lucha de clases es un concepto que defendieron Hitler y Mussolini. Esto, que es una completa mentira, es una de las mentiras claves del liberalismo para confundir a la gente. Porque Fontevecchia sabe cuál es la verdad, sabe que lo que dice es mentira (pero se ajusta a la doctrina de la frase Goebbels), sabe que Hitler y Mussolini buscaban superar la lucha de clases, buscaban quitarle partidarios al comunismo con su discurso populista.

He ahí un simple y desapercibido ejemplo de cómo se emplea en todo momento "Miente, miente, miente que algo quedará", he ahí un simple ejemplo del triunfo del mal, de lo nefasto que es el triunfo de la mentira, del capitalismo.


Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Pastromer dijo...

¿Cuañ es tu perspectiva del socialismo en México?

_____

Me interesa tu opinion respecto al Microrelato del concurso litarario en la siguiente liga:

http://concurso-tallerliterariorg.blogspot.com/2008/07/soe-justicia.html

espero y sea de tu agrado.

Marat dijo...

Yo creo que la clave en México es articular los movimientos, empezando por permitir a los socialdemócratas como López Obrador que limpien la política del país de corrupción, acentuar las contracciones entre las clases sociales en México para poder avanzar a formar un frente político, combatir los intereses que más impiden el cambio en el país, y después comenzar a avanzar hacia el socialismo, lo que pasa es que les falta un buen dirigente, el territorio de México en muy grande, y están muy cerca del Imperio. Una tarea cíclopea, aunque no por eso es más complicada que en el resto de los países latinoamericanos, el gran problema son las innumerables contradicciones en nuestros países, que son a la vez nuestra ventaja para infiltrar contenido revolucionario en los cambios progresistas, cosa que no se podría hacer en Europa dada la estabilidad de esos países.
Saludos.

Pastromer dijo...

En México, la clase capital s eapodera de los medios masivos de comunicacion, lavando el cerebro de la clase extrema baja que su cultura educativa es la televisión, s emoldean formas de pensar, se engaña y se convence.

Esa es el arma más grande de los capitalistas que se apoderan paulatinamente de la nación y sus recursos naturales.

Saludos.

P. D. Gracias por opinar en el Microrelato.

Partisano dijo...

El poder dominante aprovecha toda la fuerza de su maquinaria mediatica para conseguir alienar a la poblacion. La doctrina goebbels sigue actualmente en vigencia, esta en todos los manuales de contrarevolucion. A base de repetir sus montajes con total impunidad a traves de todos sus medios, un goteo que acaba por filtrarse en las conciencias de la mayoria.
Una mentira mil veces repetidas, se convierte en verdad. Un ejemplo magnifico lo puedes encontrar, buscando informacion sobre el plan Z.E.N.( zona especial norte). un manual contrainsurgente en toda regla, donde utilizan todo tipo de medidas para minar la base popular del Movimieto de Liberacion Nacional Vasco (MLNV)y por ende de toda la cultura popular, criminalizada por estos social-chovinistas del Partido "Socialista" "Obrero" ESPAÑOL

Publicar un comentario