El régimen actual del liberalismo, donde el ciudadano tiene la posibilidad de tomar decisiones menores eligiendo a representantes como si fuera un infante que no puede tomar decisiones por sí mismo, tiene un marcado carácter represivo: a continuación vamos a analizar los distintos elementos que le permiten al liberalismo manejar la sociedad como le plazca y sin que nadie se dé cuenta, al menos que profundice mucho en dichos entretelones:

La libertad de expresión

Se dice que en el sistema de cosas actual hay libertad de expresión, la respuesta de parte del autor de este texto es sí y no. Sí, es cierto, cada persona puede decir lo que le plazca y eso lo vemos porque cualquiera puede decir lo que le venga en gana sobre política sin entender nada. Y eso es libertad de expresión. Ahora, ¿dónde está el problema? Está en la fuente de la información de los ciudadanos para su formación. Dos instituciones son encargadas de controlar los fundamentos de la sociedad liberal: la escuela y los medios de comunicación. De ellas de forma el pensamiento uniformado de aparente libertad, en un orden donde el cuestionamiento radical está proscripto y donde se trata de frivolizar todo, para que mientras las superficie sea intercambiable, nada cambie en los profundo, en lo realmente importante.

El rol de la escuela

La libertad de expresión del liberalismo permite a los maestros y profesores (principalmente estos últimos) dar sus clases según su punto de vista (salvo que sea en una institución muy doctrinaria o en un colegio religioso, que bien podrían catalogarse como centros de lavado de cerebro). Sin embargo, los profesores se adaptan a lo que disponen los planes educativos. En mi país natal, Argentina, el plan educativo es particularmente malo. En mi opinión, en el socialismo, la escuela debe formar al nuevo tipo de ciudadano del socialismo: un prototipo del hombre nuevo, pues este hombre será el del Comunismo, no el del socialismo. En el capitalismo también forma la escuela un tipo de ciudadano: el ciudadano idiota capitalista, que vende su personalidad a los espejitos de colores modernos del capitalismo. Los métodos educativos actuales son pésimos: en vez de instruirse política y socialmente al ciudadano y enseñándole las demás materias como adicionales por su posible futura profesión, se enseña todo fragmentado como si lo que se enseñara en Cultura no tuviera relación con lo que se enseña en Historia... Encima, esta educación resquebrajada se da bastante mal en las escuelas públicas por varios factores: mal clima, mala organización, adolescentes inmersos en un estereotipo determinado y muchas veces los profesores están mal preparados o tienen mala voluntad. De esa manera se garantiza confeccionar un ciudadano estúpido, superficial, un irresponsable con posibilidad de elegir entre distintos personajes llamados políticos, siendo todos estos de un verdadero mismo partido: el Partido del Capitalismo, de la alta burguesía. Así el ciudadano idiota cree que elige cuando no elige nada y ya sabemos quiénes aparecen cuando las cosas se salen de las manos en la pseudo-democracia.

El rol de los medios de comunicación

Sin duda, son actualmente la mejor herramienta de dominación de la ideología del capitalismo. En Venezuela y en Bolivia, en Ecuador y en Argentina, donde trate de hacerse una tibia reforma progresista o un cambio profundo, los medios de comunicación atacan con ferocidad todo lo que les parezca que amenaza al orden capitalista, sean reales o no sus temores. Los medios de comunicación no sólo actúan cuando les agarra el miedo, sino a todo momento: continuamente difunden la ideología del capitalismo e introducen en las personas ideas predefinidas y fabricadas de cómo las personas deben ser, lo que debe sentir y lo que deben hacer ante determinado hecho. Sin embargo, tal grado de dominación en una cadena de mando indirecta como es el capitalismo lleva a una gran complejidad y provoca fallos e incoherencias continuas: he ahí -en ese error intrínseco- donde habita la esperanza del pensamiento disidente frente a la avalancha infame de mentiras de los medios de comunicación.

Los partidos políticos

El intelectual norteamericano Noam Chomsky afirmó hace poco que EE.UU tiene un sistema de partido único. No se equivocaba, pero vamos a ampliar esa definición: todos los países capitalistas tienen un sistema de partido único. Sólo puede existir el Partido del Capitalismo y la ideología del capitalismo, otro pensamiento herético será perseguido y reprimido, ya sea mediante la censura sutil bajo la democracia representativa o mediante campos de concentración mediante la locura fascista. Centro, centro-izquierda, centro-derecha, extrema-derecha, todas esas gamas no son más que lo mismo: siervos del Capital, con distintas funciones cada uno. Al centro y a la centro-izquierda les toca reparar los problemas que causan los capitalistas más recalcitrantes, la centro-derecha gobierna en los “buenos tiempos” (para el capitalismo) y la extrema-derecha viene en las malas épocas donde le sale todo mal al capitalismo.

Las instituciones de (in)justicia

Tribunales, cárceles, policía, se encargan de mantener el orden normal de la sociedad, acabando con sus excesos y crímenes, pero también estableciendo un ciclo de eterno retorno en las capas “bajas” de la población, donde salen una y otra vez criminales reincidentes, así la sociedad se agarra odio entre fracciones de ella misma y se mantiene dividida y se prepara para el momento en que se necesite que vuelvan los fascistas.

Los ejércitos

Los militares siempre están para hacer lo mismo: el trabajo sucio. Ya sea cruzando el océano en marcha de cometer un genocidio o asesinando sistemáticamente a sus propios conciudadanos, y a pesar de que pueden terminar como héroes en el primer caso o como villanos en el segundo, una cosa es segura: hacen lo que no quiere ser ligado a quien realmente lo ordena, que no es ningún político: son los círculos de poder más importantes del mundo capitalista.


El mundo actual está lejos de ser el poder del pueblo. Vivimos en sociedades totalitarias donde se aplasta el pensamiento disidente y que no deshecha métodos: puede ser sutilmente bajo el orden liberal o mediante persecuciones y genocidios directos bajo el orden fascista. Pero seguro que será violentamente. El capitalismo es una bestia y como tal debe morir. Es destructora de la humanidad y ya ha puesto en peligro la supervivencia de la especie. Es imposible separar los malos elementos del capitalismo, se pueden ocultar un tiempo, pero la realidad sale a la luz. La única forma de cambiarla es comprendiéndola cabalmente en su correcto marco. Mediante el pensamiento libre, la difusión de las ideas, la práctica de los ideales y la unión de las personas con buenas intenciones para la Humanidad y el mundo, podremos empezar a agrietar esa maquinaria colosal de muerte que es capitalismo.


Share/Save/Bookmark

5 comentarios:

Jon Juanma dijo...

Buen artículo, excelente la parte dedicada a los partidos políticos. Es totalmente cierto que el espectro asimilable para el capitalismo va desde el centro-izquierda hasta la extrema derecha y pare usted de contar. Todo lo demás como explica Marat, se arreglará con golpes de Estado (Chile, 1973) o campañas de desestabilización continuas(Venezuela, 1998 hasta la actualidad) o guerras civiles (España, 1936/39), etc..Esto solo por poner algunos ejemplos, porque los hay a decenas.

Es notorio que JAMÁS se le ha dejado a un gobierno de izquierdas y mucho menos socialista de verdad y que se comportase como tal, gobernar pacíficamente si emprendía medidas que iban contra los intereses de la élite capitalista.

Buenas síntesis Marat, sigamos trabajando en esta dirección de explicar de manera popular realidades que nos circundan y oprimen.

Jon

EGR dijo...

Hola Marat, interesante reflexión. Pero vete a mi blog para ver una receta de cocina 100% de clase obrera y nada burguesa.

EGR dijo...

En mi blog tienes un artículo interesante sobre la mujer en la Unión Soviética.

L. Celeiro dijo...

Supongo que ya lo abreis visto en tu tierra pero por si acaso te remito el nombre de un documental de 3 partes con una secuela que también deberías ver. Sí, lo han realizado yanquis, pero no está mal, te recomiendo que lo veas con paciencia y que contrastes información pero sobre todo que te quedes con el espíritu y las ideas que presentan. El nombre que debes buscar en google es zeitgeist.
Un saludo desde la vanguardia comunista española compañeros.

CSA dijo...

Gran análisis, aunque te falta una cosa en la (in)justicia.

Hay una entrevista muy interesante a un senador italiano sobre la situación actual en Italia y de su solución. Me parece que está en la web de El Sindicato de Estudiantes. Si no está ahí me escribes y te lo mando, es muy bueno el artículo ya que se vé como utilizan los medios del sistema.


En el tema educativo más adelante te "enseñarán" que toda carrera tiene un uso en el sistema y unas más que otras: las salidas profesionales. Esas "salidas profesionales" cambian cada x años y determinan el mercado laboral del futuro. Esos idiotas como tú dices irán, porque el capitalismo les enseñan a ganar más sin importar nada más que ganar más (aun explotando al prójimo), a hacer las carreras universitarias más demandadas con tal de tener trabajo y, en teoría, vivir mejor. Digo en teoría porque también en la escuela te enseñan lo "maravilloso" que es tu mundo respecto a otros países; cuando luego te explotan igual que al resto.

La escuela y la formación es lo más importante en el sistema socialista.

Publicar un comentario