Hoy 23 de febrero de 2009 se cumplen 91 años de la formación del famoso Ejército Rojo de Obreros y Campesinos, la fuerza militar formada y dirigida por León Trotsky en los difíciles años de la Guerra Civil Rusa. Con una decena de ejércitos extranjeros colaborando con los contrarrevolucionarios, la Revolución corría máximo peligro. Sin embargo, el heroísmo de toda una generación de revolucionarios pudo derrotar todas las incursiones del poder mundial, al terrible costo de haber perdido a los obreros más concientes, haberse destruido la escasa infraestructura del país y haber tomado medidas correctas en su momento, nefastas posteriormente, como la prohibición de las facciones internas. A pesar de todo, de las ruinas del imperio de los zares, surgiría la que sería una de las mayores potencias del planeta, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Años después, el Ejército Rojo volvería a entrar en acción en defensa del proyecto socialista contra los ejércitos fascistas, en hazañas y actos de heroísmo como la batalla de la fortaleza de Brest, la defensa de Stalingrado y la batalla de Kursk. Ya anteriormente el Ejército de la URSS había ayudado al legítimo gobierno de la II República Española contra los matones de Franco. El episodio más glorioso del Ejército Rojo fue, muy probablemente, la toma de Berlín, que acabó para siempre con las demenciales pretenciones del fascismo.


Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

López dijo...

No discuto la valía del Ejército Rojo en varias acciones que describes, pero...¿la Guerra Civil española? Las barbaridades del estalinismo en es contienda fueron tan grandes como las del otro bando. Sólo me emocionan los partisanos del POUM, o los anarcosindicalistas: te recuerdo el asesinato de Nin.

Marat dijo...

Por desgracia, el Ejército Rojo y la URSS misma se convirtieron en las herramientas para la perpetuación en el poder del traidor Stalin y los burócratas que años después los sucederían.

Publicar un comentario