Aunque en el capitalismo actual la mayoría de sus Estados se encuentran organizados como repúblicas con democracia liberal, esto puede cambiar con bastante facilidad. A diferencia de la mentiras que enseñan las escuelas y los medios de comunicación del capitalismo, este sistema no sólo que no va de la mano con la democracia, sino que es su enemigo. ¿Cómo puede haber democracia en un Estado donde ni los medios de producción ni los de comunicación se encuentran en manos de la clase trabajadora? Las falacias liberales resumen la libertad en el "derecho" de los capitalistas a poder difundir sus ideas y su concepción del mundo (que obviamente es una maquinaria gigantesca al que nadie puede hacer demasiada competencia). "Casualmente", los capitalistas tienen exactamente las mismas ideas y los mismos intereses en la lucha de clases.

Cuando las contradicciones dentro de un Estado capitalista en particular se agudizan y la conciencia de clase de los trabajadores aumenta (ya que la de la burguesía está bien desarrollada por ser la clase dominante), la maquinaria estatal desata toda su furia y entonces actúan sus instituciones (a quien nadie vota, ni siquiera con la limitada democracia liberal): la policía, los militares, el Poder Judicial, el sistema penitenciario, etc. Y si aún esto no es suficiente, entonces simplemente se llama a un bonapartista para que salve al sistema de un posible derrocamiento. Entonces es cuando se instaura la dictadura descarada, completamente ilegal para poder actuar rápido contra cualquier ciudadano que represente peligrosidad para el Estado. Así tienen las instituciones del Estado y la burguesía de amor por la "legalidad".

Desenmascarar las mentiras y falacias liberales sobre la democracia y su relación con el capitalismo es muy importante, ya que constituye uno de los puntos fuertes de la ideología burguesa, engañando a muchísima gente que, teniendo asco por el orden de cosas intenta mejorar la situación con poca o nula fructuosidad en ese mismo orden consumiéndose así enormes esfuerzos. Por otra parte, cuando se instaura la dictadura descarada, ni éstos confundidos se salvan: la ira del capitalismo castiga hasta al más pequeño luchador social o cualquiera que tenga el menor amor por el pueblo.


Share/Save/Bookmark

1 comentarios:

KrizalidX1 dijo...

La misma inestabilidad del imperialismo terminara por desenmascararse a si misma, y ya lo ha hecho, ahora es nuestra responsabilidad no ignorar la evidencia y luchar por la libertad

Publicar un comentario