Junto a la Iglesia católica, los mayores maestros de la hipocresía son los funcionarios del gobierno de los Estados Unidos de América.


Siempre hablan de "libertad", "democracia" y "derechos humanos" pero no es ninguna novedad que Estados Unidos es un país idiotizado (¿qué libertad puede caber en la ignorancia?), con baja participación popular en unas elecciones (más baja que Cuba, por supuesto) que sólo tienen dos partidos con la misma ideología (y es imposible hacer frente a la maquinaria publicitaria de esos "partidos", ya que requeriría una cantidad enorme de dinero), y también le corresponde a EUA ser el Estado más violador de los DD. HH.: la tortura es moneda corriente dentro y fuera de sus fronteras nacionales (no olvidemos los campos de concentración que tiene en el extranjero).

Y no es nada nueva esta hipocresía. Los llamados "padres fundadores", también hablaban siempre de libertad (no tanto de democracia, ya que a varios no le gustaba en lo más mínimo esta idea), pero todos tenían esclavos*. Podemos, no obstante el natural repudio, reconocerle sus méritos: legalizaron que un esclavo valía 3/5 partes de una persona. A esta cláusula constitucional sólo hubo un redactor que se opuso: Gouverneur Morris.

*Sólo hubo un padre fundador que liberó a sus esclavos: Robert Carter III.


Share/Save/Bookmark

1 comentarios:

Nueva República dijo...

Yo añadiría más... mucho más:

1º Los campos de concentración que tuvo para ciudadanos japoneses.

2º Las propuestas para la construcción de más campos de concentración en los años 60 en caso de que las rebeliones internas, en especial de afroamericanos, siguieran creciendo. Busca el documental Panteras Negras, todo el poder para el pueblo. Allí lo comentan.

3º El apoyo a dictaduras de lo más sanguinarias en todo el Mundo. Hay gente que cree que simplemente convivieron con esas dictaduras pero es que EEUU en realidad fue el impulsor de su implantación.

4º La instrucción en técnicas de tortura en instituciones tales como la Escuela de las Américas en Panamá, donde, entre otras cosas, instruían en cómo torturar a niños delante de sus padres para arrancar confesiones.

... y un largo etcétera.

Publicar un comentario