Es triste y lamentable, aunque por los tiempos hay que acostrumbrarse, ver que ni siquiera los progresistas y los socialdemócratas han propuesto la disolución de las execrables Fuerzas Armadas de la Rep. Argentina. Durante mucho tiempo tras su fundación, el Partido Socialista había defendido la propuesta de convertir al ejército profesional en una milicia (a fines del siglo XIX y comienzos del XX el ejército fue modernizado por el presidente Roca, tomando como modelo el ejército del Imperio Alemán), pero aparentemente ya no lo hace.

Salvo por los trasnochados derechistas de siempre, la mayoría del pueblo argentino odia y repudia a las instituciones armadas. Durante la última dictadura militar, las tres ramas de las FF. AA. fueron partícipes de la represión (tortura y muerte de decenas de miles de personas). Está tan ensangrentada la celeste y blanca que los Kirchner, considerados erróneamente como un gobierno defensor de los derechos humanos, nombraron al frente la Armada a un ex-represor. Durante la represión ilegal, los militares torturaron y asesinaron a ciudadanos de Estados de Europa occidental. Fueron extraditados, severamente condenados y encarcelados. Pero en los países latinoamericanos, vale tan poco la vida de un ciudadano que se los premia por el asesinato de miles (me recuerda a lo dicho por Chaplin en Monsieur Verdoux).

Los nazis eran genocidas, pero conquistaban países. Eran "buenos" fascistas, para decirlo de una forma. Pero las FF. AA. argentinas enviaron a la Guerra de Malvinas a conscriptos sin capacitación ni recursos y luego los profesionales se rindieron cobardemente. A esta escoria que, como se ha visto no sirve para nada, hay que mantenerla, sin embargo. Por eso me parece que alguno de los "progres" podría presentar un proyecto para disolver las FF. AA., y reemplazarla por una defensa honorífica del Estado con forma de Milicia Popular y, para las tareas de seguridad marítima, una Marina de Autodefensa con lo indispensable para realizar sus tareas.


Share/Save/Bookmark

3 comentarios:

Nueva República dijo...

Aunque pueda parecer extraño yo no creo que sea necesaria la disolución de las Fuerzas Armadas argentinas. Es cierto que dicha institución es una de las garras de la CIA con más sangre reseca adherida a las uñas pero su disolución y sustitución como dices por unas milicias sería un poco contradictorio por las siguientes razones:

1º La supresión de las Fuerzas Armadas y su sustitución por milicias populares es algo que solo podría darse llegado el caso de existir un poder revolucionario en el Gobierno de Argentina.

2º Llegado el caso de que dicho poder revolucionario existiera este se vería en peligro por intervencionismos de todo tipo, lo cual requiere una fuerza militar profesional.

3º Los cuerpos de milicias están siempre formados por personas que se someten a entrenamiento y formación militar en algunos momentos de su vida destinando el resto del tiempo a sus auténticas ocupaciones. Es por eso que las milicias jamás han sido ni podrán ser otra cosa que un complemento de apoyo al Ejército profesional.

4º El Ejército argentino es una de las mayores reservas de indeseables del planeta, sin embargo, ¿no crees que la solución podría ser una depuración de las mismas? Mi propuesta sería que se persiguiera y juzgara con auténtica obsesión y constancia a todas esas basuras humanas y que gradualmente fueran siendo sustituidos por oficiales de mejor calidad. Para esto sería imprescindible una modernización más profunda en la que se facilite y promueva el ascenso a la oficialidad a personas más dignas y también más preparadas.

C. Marat dijo...

Claro, el proyecto de milicias era en caso de continuación del régimen capitalista y con el objeto de preservar la lealtad de la fuerza armada al sistema democrático liberal en detrimento de la lealtad a la oligarquía (por cierto, durante el período de gobierno abiertamente oligárquico 1880-1916 no hubo ningún golpe de estado, y el primero fue contra el primer presidente electo por voto popular).

C. Marat dijo...

He encontrado un artículo muy bueno donde se expresa mi misma postura y que recomiendo porque queda claro que el genocidio de la dictadura del 76-83 es responsabilidad de las FF. AA. como institución (y que no hay "milicos democráticos"):

Por qué hay que disolver las Fuerzas Armadas

Publicar un comentario