A pesar de que desde la llamada «guerra contra el terrorismo» Estados Unidos y aliados se mostraron como luchadores contra el fundamentalismo islámico, la realidad histórica y presente es bien distinta.

Afganistán

El hogar de los peores fundamentalistas del planeta fue escenario de una Revolución en 1978, violentamente atacada por los yihadistas. Como es sabido, los fanáticos fueron armados y financiados por Estados Unidos directamente y a través de su intermediario Pakistán y también recibieron ayuda de Arabia Saudita y el Irán de Jomeini (éste último, aunque enfrentado a los occidentales, fue su aliado estratégico: la inteligencia iraní incluso organizó la sangrienta sublevación de Herat de 1979, así como aportó cientos de fundamentalistas).

Actualmente, los talibanes luchan en una resistencia que no sería posible sin que Estados Unidos se lo permita. Curiosamente, varios líderes talibanes viven en el extranjero y regresan a su país cada tanto para hacer la yihad tranquilamente, como si de un deporte se tratara.1 Los talibanes, creados y armados por Pakistán por orden de EE. UU., no son verdaderamente capaces de llevar a cabo una resistencia como Vietnam: tienen zonas de apoyo, pero son descoordinados a causa de las lealtades tribales y todos los no-pashtunes, así como los habitantes de las ciudades los odian tanto como a la OTAN.2 No sería extraño que aún hoy, sigan, como siempre, los talibanes trabajando para EE. UU. 

Las intervenciones de las potencias capitalistas en Afganistán datan del siglo XIX, cuando el Imperio Británico libró varias guerras contra los pashtunes, quienes quedaron divididos en dos por la actual frontera norte de Pakistán, entonces India Británica. Los colonialistas apoyaron a distintos monarcas oportunistas en detrimento de otros más independientes; y Amanulá (reinó entre 1919-1929), uno de los pocos que se preocupó por mejorar su país, enfrentó una rebelión tribal que lo derrocó, el nuevo emir Habibulá II se preocupó por ser completamente subordinado a los intereses británicos (Habibulá II fue derrocado al poco tiempo, pero el siguiente monarca tuvo el mismo carácter y en esas décadas Afganistán vivió en el estancamiento y miseria más absolutos).

Arabia Saudita, Omán, Kuwait, Baréin, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Brunei

Regímenes donde no existe el menor derecho humano, como los de este subtítulo, son los mejores aliados de Estados Unidos y el imperialismo occidental en general.

Libia

El dictador Gadafi ha denunciado que los rebeldes quieren fundar un Emirato Islámico3 (como el nombre del régimen talibán) y Al-Qaeda ha manifestado su apoyo a los rebeldes libios,4 que portan la bandera de la monarquía, lo cual indica su filiación más conservadora que revolucionaria.

Aunque la mayoría de los simpatizantes rebeldes quiere la instauración de una democracia liberal y no de un régimen islamista, sus misteriosos líderes pueden tener intenciones bien distintas. También la mayoría de los iraníes querían democracia luego de librarse de la tiranía del Sha, pero el Ayatolá impuso su régimen demente con miles de asesinatos.5 ¿Es éste el destino de Libia?

Iraq

Ya son 312 los docentes iraquíes asesinados en la guerra.6 ¿Se trata de destruir el futuro cultural y científico de los pueblos orientales y entregarlos en bandeja al oscurantismo religioso?

Conclusiones

Los fundamentalistas son, aún indirectamente, el mejor aliado de las potencias capitalistas occidentales. La mayoría de ellos trabaja directamente para éstas, a las cuales conviene un Oriente atrasado e ignorante a científico o socialista. Una doctrina adoptada en los '80 en Afganistán y que ahora se repite, convenientemente para los imperialistas.

Notas

1 Véase por ejemplo: El taxista londinense que combate con los talibanes
2 Ver también: Por qué Afganistán no es Vietnam
3 Gaddafi: manifestantes están en drogas
4 Comandante de Al-Qaida insta a un régimen islámico en Libia
5 La verdadera cara del régimen iraní (nota sobre la visita de Ahmadinejad a Bolivia en 2009, pero con la historia de lo sucedido con la Revolución)
6 Docentes universitarios asesinados en Iraq durante el período de ocupación


Share/Save/Bookmark

2 comentarios:

Jose Luis Forneo dijo...

En Libia, ¿Aunque la mayoría de los simpatizantes rebeldes quiere la instauración de una democracia liberal y no de un régimen islamista? ¿De dónde sacas eso?

¿Tienes fuentes secretas entre los supuestos rebeldes? De momento los pocos testimonios indican lo contrario...De hecho, como se ha demostrado (no solo los cables de wikileads)en Bengazi hacia tiempo que existian unos unicos movientos rebeldes, islamistas, apoyados, depende las circunstancias, por Europa y EEUU. Sobre supuestos rebeldes que quieran una "democracia liberal" a la europea (es decir, una dictadura del capital) no hay datos (salvo los disidentes del gobierno de Gadaffi o los que compiten por el puesto de futuro rey).

Salud

C. Marat dijo...

Bueno, pero supongo que la gente del pueblo que los apoya puede hacerlo sólo por lo de sacar a Gadafi y poner una "democracia" y no necesariamente instalar un emirato.

Publicar un comentario