Se ha conseguido media sanción en la Cámara de Diputados del proyecto para incorporar la figura legal del «feminicidio» a la ley argentina. Aunque toda la izquierda y parece que la mayoría del país están a favor del mismo, no puedo dejar de decir impopulares obviedades.

Es un hecho claro que cuando un varón en pareja con una mujer la asesina, no lo hace «por odio a las mujeres» (será por odio a esa persona, si es crimen pasional). Salvo algún psicópata aislado nadie odia a todo un sexo (hablo de odio como el caso de los genocidas contra etnias, no de «odio» como expresión común, ej.: «odio» a los varones en programas femeninos, que por supuesto no es odio de verdad).

Ya existe en la legislación actual un aumento de pena para el homicidio (asesinato de un humano, no de un varón) agravado por el vínculo. Con esta modificación que seguramente será aprobada, se aumenta aún más el castigo para los casos de «feminicidios». ¿Por qué vale más la vida de una mujer que la de un varón? ¿Hay ciudadanos de primera y de segunda también según la ley?

Invento tan absurdo del feminismo como esa despreciable moda de decir «todos y todas», «todxs» o «tod@s», por ejemplo, o la creación de femeninos innecesarios (como «presidenta», tristemente ya aceptado por la decadente RAE).


Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Anónimo dijo...

totalmente de acuerdo....

Anónimo dijo...

Según vos está mal el término femicidio porque el móvil de un asesinato nunca es "sólo porque era mujer".
Pero cuando alguien agarra a una chica cualquiera, la viola y la mata, el único motivo de tal violencia es que era mujer.
Y lamentablemente esto pasa demasiado seguido en nuestro país.
Asi que no es correcto en absoluto lo que decís.

Anónimo dijo...

eso seria homicidio y violación se lleva las 2 penas y entonces si hay una mujer que odia a los hombres y mata a un 2% de la poblacion masculina de argentina y luego un hombre mata a la misma cantidad pero de mujeres el hombre se llevaria mas pena que la mujer

Anónimo dijo...

Como se ve que el segundo comentario es de una mujer feminista, siempre intentando defender lo indefendible.

Publicar un comentario