Hojeé todos los diarios de hoy, 20 de junio. No encontré ninguna referencia histórica o artículo de fondo sobre la Masacre de Ezeiza del 20 de junio de 1973. Ni el opositor Clarín, ni el oficialista Página/12. Ni Perfil ni Tiempo Argentino recordaron el inicio del terrorismo de estado peronista.

Ni Verbitsky que escribió y logró fama con su libro “Ezeiza” dijo una palabra. CFK, tan aficionada a los discursos, no dio uno sobre la Masacre. Tampoco hablaron Moyano, los Fernández, Kunkel o Cafiero. No hubo actos recordatorios, ni comunicados de prensa, ni solicitadas en los diarios. Nada.

Es curioso que así sea, lo del silencio digo. Porque no hay una tragedia asesina del pasado que sirva tan bien como alegoría del presente. Será por eso que hoy, mientras entraba al Sindicato de Camioneros, un alto dirigente Moyanista le dijo a otros “Esta es la segunda vez que les vamos a dar una paliza infernal un 20 de junio.”

Despues de todo, aquel 20 de junio estaban en Ezeiza muchos de aquellos que hoy salen en los titulares de los diarios como grandes prohombres y pro mujeres. El 20 de junio del 73 estaban Nestor y CFK, con la columna de la JP de La Plata. Kunkel, Gullo, Righi, Felipe Solá, Vaca Narvaja y tantos otros… también estaban en o cerca del palco oficial para recibir a Perón. Recibieron una lluvia de disparos.

Estaban en otro bando en Ezeiza ese día trágico Hugo Moyano, Luis Barrionuevo, Jose Rodriguez, Lingeri, Antonio Cafiero, Omar Viviani, Pignanelli, Caló, Hugo Curto, Eduardo Duhalde, Gerónimo Venegas, Julio Barbaro… y tantos otros, luciendo los brazaletes verdes de la Juventud Sindical Peronista (JSP) o apretujados, con armas y bagajes, al Coronel Osinde, los muchachos de la CNU (Concentración Nacional Universitaria), del Comando de Organización (CdeO) o de Guardia de Hierro…

Todos ellos estaban cerca de las armas y muchos las usaron con destreza disparando sobre la multitud desarmada. Todos fueron protagonistas aquel día. Y perdieron los “zurdos”, los “infiltrados”, los “Troskos” de Montoneros, las FAR, la JP y en fin, aquellos que no iban a pelear sino a festejar.

Llegaba Perón, que había dado la orden de unirse a todos los grupos de derecha y a la burocracia sindical para enfrentar a quienes hasta hacia poco llamaba “juventud maravillosa”. La derecha peronista, incapaz de competir en números e influencia con la naciente y pujante “Tendencia” unieron todos sus esfuerzos y grupos para balearlos a mansalva, demostrarles quien mandaba. Era la “Patria Peronista” tratando de asesinar a la “Patria Socialista”.

Los organizaba, armaba y mandaba el “Comité de Recepción” y el Consejo Superior Peronista dominado por Kennedy, Rucci, Osinde, Britos… que dejaban a un lado al único no parcializado con la mas rancia derecha, Abal Medina. Alli estaban los recursos para la derecha desde el Ministerio de Bienestar Social (López Rega) y de la CGT (José Ignacio Rucci)

Hubo muertos y heridos. Perón no dejo dudas de a quien acusó de la tragedia esa noche en su discurso “peronista” donde denunció a los infiltrados. Luego le dieron un golpe de estado palaciego a Cámpora, lo echaron a Righi del Ministerio del Interior, crearon la Triple A, derrocaron a los gobernadores Bidegain, a Obregón Cano y Atilio Lopez, y a tantos otros…. El terrorismo de estado se desplegó, lograron la colaboración de un sector de las FFAA y las policías, mataban todos los días…

Hoy los personajes de ayer están entreverados, hasta fueron aliados hasta hace poco. Entonces luchaban por razones ideológicas y de poder. La derecha por la Patria Peronista y la Tendencia por la Patria Socialista. Muchos de aquellos hoy luchan por el poder, y muchos de estos también, y las diferencias entre ambos hay que verlas con una lupa porque todos dicen que estan por una abstracción llamada “modelo.”

Estan todos “aggiornados”, unos no son mas de izquierda sino de centro derecha y los otros, que siguen siendo de derecha, dicen que no lo son. No se han agarrado mas que a balazos verbales hasta el presente, pero ya vendrán los de plomo… Hoy tienen acuerdo “programático” pero se disputan el 54% y el poder… a cualquier costo. Pasaron de ser aliados a ser enemigos en un santiamén…

Hombres y mujeres viejos, de aquellos tiempos, de derecha y de izquierda de entonces, todos conservadores de hoy día, vuelven a las andadas. No los mueve ni a unos ni a otros razones ideológicas sino de quien prevalecerá sobre quien. Como ayer, una vez desarrollada su confrontación, el fuego cruzado alcanzará a toda la sociedad. Ya nos estan alacanzando.

Por eso no se habla, no hablan, sobre la Masacre de Ezeiza. No quieren que los demás, particularmente esos jóvenes de La Cámpora o de la JSP de Facundo sepan la verdad, aprendan del pasado y sigan sirviendo como carne de cañon en el presente.

Habría mucho que explicar, mucho que denunciar y hasta presos que encarcelar por haber cometido delitos de lesa humanidad.

Se da así la paradoja de que un gobierno, que se dice de los DDHH, ni siquiera menciona el huevo de la serpiente que fue Ezeiza. Y los que ganaron a tiros aquella vez, solo lo mencionan a hurtadillas, entrando al sindicato. Todos recuerdan, todos saben, nadie quiere hablar.

El día que nació la Triple A no debe mencionarse, ni debatirse, ni decirse la verdad. Ello traería aparejado el decir que Perón fue el propulsor del terrorismo de estado en los 70 que luego continuaron Lastiri, Luder, Isabel... y la dictadura militar. Por eso pusieron de custodio de la causa, a un hombre amante de ese silencio, el Dr. Norberto Oyarbide. En algo se unen los que estaban en los dos bandos entonces.

Carlos Petroni


Share/Save/Bookmark

0 comentarios:

Publicar un comentario