Salió la noticia de la condena de una dirigente nazi argentina y esto me invita a una reflexión que ha sido discutida algunas veces: si una organización o si la propaganda del nazismo y otras variantes discriminatorias deberían ser legales o no bajo nuestros capitalismos democráticos.

Sostengo que sí deben ser legales. Porque condenar la posesión y/o distribución de literatura nazi, racista o similar como delito es una actitud autoritaria innecesaria. Innecesaria porque jamás esa basura convencerá a alguien inteligente (puede haberlos que se unan al movimiento si les trajera algún provecho personal o llenara algún deseo psicópata personal, pero no se creerán lo que predican) y los imbéciles serán discriminadores sin necesidad de dicha literatura. Además, la presencia de una organización fascista libremente manifestada pondrá en evidencia a la derecha ante sus intentos de mostrarse más bella. Podría alegarse que por qué dejar manifestarse a quienes no dudarían en perseguirnos a los disidentes si llegasen al poder, pero en realidad no hace falta buscar inquisidores en marginados: los colaboradores de las dictaduras latinoamericanas, por ejemplo, eran todos de partidos «respetables». Finalmente, todos estos procesos legales hacen perder tiempo y dinero, y los mejores Estados son los que menos leyes tienen.

El único peligro, que no creo muy posible por el compromiso de la burguesía argentina en sostener el actual régimen, podría venir del nacionalismo celeste y blanco —en lugar del blanco, negro y rojo—. Son muchos más peligrosos los que agitan la bandera nacional con las Malvinas exaltados por la lucha por su recuperación que una extravagantes con la esvástica en América. La breve popularidad de Aldo Rico, famoso por su traición a la patria, que tuvo lugar en la pasada fiebre nacionalista (desatada por el gobierno para desviar la atención de los problemas realmente importantes) y la reivindicación del genocida Mohamed Alí Seineldín como «héroe» son mucho más riesgosos para la democracia.

Para conjurar este tipo de peligros, la mejor decisión es la disolución de las Fuerzas Armadas de Argentina, fuerza típicamente conspiradora —aún hoy— que, debido a la pusilanimidad de los fascistas civiles, es la única que podría traer peligros, y su reemplazo por una pequeña fuerza de autodefensa y la transferencia de sus trabajos útiles —rescate, geografía, etc.a organismos civiles; así como la lucha contra toda tentativa de fortalecer el aparato represivo-controlador del Estado capitalista.


Share/Save/Bookmark

4 comentarios:

Iber dijo...

"Porque condenar la posesión y/o distribución de literatura nazi, racista o similar como delito es una actitud autoritaria innecesaria."

Mostrar autoridad no es ser autoritarista, es simplemente defender una serie de intereses como no se puede hacer de otra manera, por medio de la fuerza, legal o policial.

"Innecesaria porque jamás esa basura convencerá a alguien inteligente..."

Desgraciadamente no vivimos en un mundo donde la gran parte de la población muestre un enorme grado de inteligencia o nivel intelectual.

Coruscante dijo...

1. Es verdad, pero sigo estando en contra de la prohibición de cualquier libro, por más malo que sea (sino el primer prohibido debería ser La Biblia, pero es útil para saber qué piensa esa maldita religión y su lectura no es requisito para ser fanático cristiano).

2. Lo que quería decir es que los fascistas no tienen líderes inteligentes que puedan tomar el poder por sí solos, eso depende del deseo burgués. Más que nada me refería al caso argentino, donde no hay historia de una militancia fascista y todas fracasan porque dependen de los militares. Como pareciera que no va a haber golpe, la mejor oportunidad sería llegando democráticamente mediante un militar como Aldo Rico.

Anónimo dijo...

1) Yo creo que el odio no debería ser tolerado; la propaganda bien hecha puede convencer a muchos; Alemania era un pueblo "culto" y mira lo que paso.

2)¿por que son más peligrosas las banderas con las Malvinas?

3) Yo creo que hay q disolver la SIDE y las FFAA; pero sin quedar indefensos osea crear instituciones más transparentes que las reemplacen.

Coruscante dijo...

2) Porque son nacionalistas, y el nacionalismo es el apoyo para cualquier opresión.

3) Antes (comienzos siglo XX) incluso el Partido Socialista pedía el fin del ejército regular y su reemplazo por una milicia popular.

Publicar un comentario