“La oposición de derecha critica al Presidente Mujica, por que pasó de un patrimonio neto de “cero” a uno de $ 4.203.000”
El mandatario explicó que formalizó “los papeles” con su esposa, según informa Búsqueda. “No hay nada extraño”
“No podemos hacer cosas que otros países más grandes no pueden”


El Uruguay como país, poco importa en el contexto mundial y salvo por el fútbol, poco y nada aparece en los grandes medios de prensa del mundo. Algunos nos confunden con Paraguay, otros se refieren a nuestro país como si se tratar de una provincia Argentina y muy pocas personas podrían señalarlo en el mapamundi.

Los últimos tiempos en cambio, el país ha sido destacado por la prensa mundial por dos cosas referidas ambas al señor Presidente de la república José Mujica.

Además de los grandes medios de comunicación uruguayos como lo son el diario El País, el Observador, y el Semanario Búsqueda.

Desde los Estados Unidos hasta nuestros grandes vecinos, Argentina y Brasil han destacado en sus portadas, y muchas veces enviado sus reporteros a entrevistar “al Presidente más pobre del mundo José Mujica”, el mismo hombre que lanzara la brillante idea de “legalizar el consumo y venta de marihuana”.

Poco duraron estas ideas tan difundidas internamente y en el exterior, que tanto alboroto como admiración despertaron en su momento.

La derecha a través de sus medios de la misma manera que le dio a Mujica para adelante, ahora se dedica a darle para atrás. Ni es cierto de que Mujica sea tan pobre, y lo de la marihuana fue una cortina de humo para salirle al paso al enorme escándalo que continua hasta hoy de la estafa en Pluna.

Es que Mujica quien confesara también hace pocos días de sus problemas psiquiátricos, tiene un jueguito fácilmente reconocido por nosotros que estuvimos adentro. La espectacularidad de las acciones, el factor sorpresa, la apariencia, el brillo detrás de un anonimato donde el sujeto debe pasar desapercibido, por que cuanto más atrás se ubica, más aumenta lo que insinúa.

Sin duda que al principio esta táctica no deja de ser efectiva, causar sorpresa y admiración, pero es de vuelo corto y meramente táctico, si se le confunde con una estrategia, se agota rápidamente y pasa a generar reacciones contrarias a lo que se pretende con ella.

Mujica abusó de un lenguaje impostado que no le es propio sino adquirido, y ahora solamente sirve para que comience a tomarse en broma y para la chacota.

Conocemos el resultado final, de esta primera fase Mujica habrá de pasar a la segunda donde se ha de destacar su papel de víctima, intentando generar compasión, pero de esta situación difícilmente el pueblo como la primera vez, cuando había presos políticos tome la iniciativa de exigir su rescate.

Ya lo señalamos en su oportunidad y no lo reiteramos ahora con el diario del lunes, cuando tantas cosas y tan importantes en el campo político, de las ideas, de los principios, y materialmente se dilapidaron, se tiraron a la “marchanta”, que expectativa se podría tener con esta gente, carente de experiencia práctica en el terreno donde se les midiese. Personas que aún después de la salida, nuevamente volvieron a desperdiciar el prestigio político, la experiencia, y el enorme caudal que significaba la herencia de cientos de compañeros muertos y desaparecidos, de la solidaridad internacional política y económica una vez más dilapidada.

Sin rumbo en el pensamiento, sin brújula en las ideas y el capitán del barco con manías persecutorias oyendo voces en su cabeza.

No está mal que un Presidente tenga el berretín de pasar a la historia por ser el más pobre del mundo y el peor hablado, lo que no corresponde que pretenda llevar a la misma situación de pobreza a todo un pueblo, cuyas aspiraciones normales y lógicas es el de mejorar su calidad de vida, que es parte de la esencia del progreso mundial y de las naciones del universo.

El presidente José Mujica explicó que dio marcha atrás al proyecto de ley de legalización de la venta de marihuana que se encontraba en el Parlamento porque quiere que “el pueblo uruguayo razone”.

“La sociedad capaz que piensa mejores soluciones; no podemos hacer cosas que otros países más grandes no pueden”, agregó al hablar con la prensa en Punta del Este.

Según el mandatario, “hay que parar la vía represiva para controlar las drogas porque es un fracaso”, pero “hay que tener información de lo que pasa en el mundo”.

“Le pedimos a nuestros agentes que sean héroes y puede haber alguno pero no son las masas”, agregó.
En paralelo, el vicepresidente Danilo Astori dijo que “el primer objetivo” en la legalización de la marihuana era “la discusión”.

Si bien agregó que “la encuesta es un elemento a tener en cuenta”, remarcó que “hoy no estamos en condición de hacer anuncios”.

“No quiero hacer ningún anuncio porque no estoy en condiciones de hacerlo”, dijo Astori en el marco de su disertación en un almuerzo organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing.

La oposición burguesa valoró la decisión del presidente de la República, José Mujica, de dar marcha atrás en la aprobación de la ley para la legalización de la marihuana aunque afirmó que refleja “que no hay rumbo” en el gobierno lo que “perjudica” al país.

El senador y presidente del Directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber afirmó al diario el País de Montevideo: “no podemos más que alegrarnos” porque “es un disparate”. De todas formas dijo que refleja la “desorientación” de la política de gobierno que dedica “meses a una discusión y ahora liquida el tema sobre la orilla”.

“Es una decisión incoherente de un gobierno que no tiene rumbo”, dijo Heber que ironizó con que “en el exterior van a entender menos todavía después de la atención que captó”.

“Si el presidente consideró que era una necesidad no puede cambiar porque la encuesta diga lo contrario ¿está jugando a ganar encuestas y elecciones?”, criticó.

“Pasa lo mismo con la ley que despenaliza el aborto, todos votan pero después firman” el referéndum para derogar la ley, concluyó Heber.

El diputado nacionalista Pablo Abdala, en tanto, sostuvo a través de su cuenta de Twitter que “la ley de la marihuana fue una mala propuesta” por lo que “dejarla sin efecto por las encuestas confirma que a Mujica lo inspiran el populismo y la demagogia”.

El senador colorado y líder de Vamos Uruguay, Pedro Bordaberry, por su parte, aplaudió la marcha atrás. “Por primera vez en mucho tiempo tengo una coincidencia con el presidente Mujica; ojalá el revés sea para siempre”. “Cuando el gobierno cambia de rumbo para bien hay que aplaudir, es una buena noticia que haya escuchado la decisión de la ciudadanía”.

Una encuesta de Cifra realizada entre el 29 de noviembre y el 6 de diciembre reveló que el 64% de los uruguayos están en contra de la legalización de la marihuana y solo un 26% apoya el proyecto que estaba a estudio del Parlamento.

Por su parte, Pablo Mieres, del Partido Independiente, sostuvo que se trata de “un episodio más de las contradicciones permanentes que tiene el gobierno” y afirmó que marca “un estilo de gestión que no le hace bien al país”.

“Este tema lo inventó el gobierno de manera repentina e irresponsable cuando creó las medidas de la seguridad, pero cuando se empezó a preguntar en el gobierno las versiones eran contradictorias porque nadie sabía qué se iba a hacer. Después casi se hace una marcha atrás ante una encuesta que dio el mismo resultado que ahora. Lo triste es que han hecho trabajar a los parlamentarios del Frente para elaborar un proyecto que es medianamente serio”, dijo Mieres.

Para el político la decisión de Mujica “es el símbolo de un gobierno que no tiene rumbo fijo, que va y viene, que un día dice una cosa y que otro día dice otra cosa; la paradoja es que el presidente se hizo una imagen en el exterior porque se creyeron que era un planteo serio”.

Mujica le pidió al FA que no vote ley sobre marihuana

La marcha atrás creó un desconcierto en sectores del progresismo.

El presidente José Mujica mandó “frenar” el proyecto para legalizar la marihuana porque la idea “no está madura” en la sociedad. “No me voten una ley porque la mayoría tiene que darse en la calle”, les pidió a los legisladores de gobierno.

“La decisión no está madura, por eso la frené”, dijo ayer el presidente José Mujica sobre el proyecto de ley para legalizar la marihuana que fue enviado al Parlamento en agosto y que estaba siendo ahora discutido en la Comisión de Adicciones de Diputados.

“No me voten una ley porque tengan mayoría en el Parlamento. La mayoría se tiene que dar en la calle. La gente tiene que entender que a los tiros, a los garrotazos metiendo gente en cana, lo único que estamos haciendo es regalarle un mercado al narcotráfico”, reflexionó Mujica ayer de tarde a la salida de un acto en la UTU.

El prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, por su parte dijo que el Poder Ejecutivo “no quiere apresurar” la aprobación del proyecto, y que así lo ordenó comunicar el presidente Mujica a la bancada oficialista, en la que algunos legisladores pretendían hacer ley el proyecto este año. Cánepa dijo que el Ejecutivo planteó que “se siguiera discutiendo con la sociedad”. “No lo voten ya porque la sociedad necesita más tiempo de discusión”, fue el mensaje del presidente, concluyó Cánepa.

La decisión de Mujica generó sorpresa en la interna del Frente Amplio. Salvo en el Movimiento de Participación Popular (MPP), en los otros sectores no se tenía conocimiento de la definición del Poder Ejecutivo.

El diputado Aníbal Pereyra (MPP) dijo al mismo periódico El País que la decisión de parar el proyecto fue consensuada con el presidente, pero no significa “frenarlo”, sino brindar más tiempo para tratarlo el año próximo.

“La decisión de no aprobar el proyecto ahora, fue en coordinación con el presidente por entender que no había las condiciones para acelerar y votarlo como otros proyectos. Pero el tema no se retira de la agenda parlamentaria, se va a votar”, acotó.

Por su parte, el diputado socialista Nicolás Núñez se mostró sorprendido con la decisión comunicada por el presidente y sostuvo que como legislador insistirá dentro de la bancada “para que el proyecto siga adelante”.

“No se para un proyecto según cómo viene una encuesta. El proyecto puede tener modificaciones, puede salir la regulación del autocultivo o los clubes”. El legislador sostuvo que hay votos en el Frente y en la oposición para aprobar el autocultivo de marihuana y la creación de los clubes, aunque la venta de la droga por parte del Estado no tiene los mismos apoyos.

“Los autocultivos y los clubes tienen una viabilidad mucho mayor que varios de los proyectos que nos mandó el Ejecutivo y que contaron solo con los votos del Frente Amplio. Por lo tanto un proyecto se para cuando no cuenta los votos, cuando cuenta con los votos no se para”. Según Núñez, la discusión era “ordenada” cuando se propuso lo de los clubes, pero el debate se desordenó cuando se planteó la regulación de la venta por parte del Estado.

El diputado socialista Julio Bango, uno de los principales impulsores de la ley, dijo que no le consta que Mujica haya mandado “parar” la discusión sobre la marihuana. “Capaz que habló con alguien del MPP, o de hecho capaz que lo hizo por la televisión”, expresó. Para Bango, le resultó “llamativo” que la comunicación de Mujica se haga un día después de publicada una encuesta de la consultora Cifra, que indica un 64% de desaprobación popular a la iniciativa.

Más allá de la posición de Mujica, Bango dijo que como ya hay un proyecto presentado se seguirá su estudio parlamentario en el año próximo, porque “lo peor es no discutir”.

El diputado Nicolás Pereyra (CAP-L) dijo que el Frente Amplio continuará el debate sobre la legalización de la marihuana el año próximo, porque “no se puede parar el proyecto por lo que dice una encuesta”.
Pereyra sostuvo que no está de acuerdo con “cajonear” un proyecto que es “bueno”, pero dijo coincidir con el presidente en que “aún falta discusión en la sociedad por el tema”.

“Pepe debe estar haciendo un llamado de atención, porque este tema requiere más debate, porque a todos nos preocupa lo que dicen las encuestas”, puntualizó.

“Si por lo menos el 60% de los uruguayos no nos entiende y no nos respalda, nos vamos a ir al mazo porque esto es una batalla de la nación entera, que nada tiene que ver con colorados, blancos o frenteamplistas”, había dicho el presidente a principios de julio, un mes antes de enviar el proyecto al Parlamento.

Durante estos meses de discusión, el proyecto recibió numerosas críticas. El ex presidente Tabaré Vázquez marcó la cancha al asegurar que el consumo de marihuana es “tanto o más” dañino que el de tabaco.

El proyecto también tuvo cuestionamientos por parte de países de la región. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reprochó que “si un país legaliza y el otro no, se genera una distorsión”. Y el ministro del Interior venezolano, Tareck el Aissami, también cuestionó la propuesta, que llegó a calificar de “trampa”, y se mostró más partidario de “invertir en la prevención y no ser reactivos”.

Desde la Academia también se había mostrado reparos al proyecto. La Sociedad de Psiquiatría comunicó que es “desaconsejable” la legalización de la marihuana.

El otro periódico uruguayo representante de la burguesía destaca lo que dijo el presidente Mujica durante esta etapa sobre la legalización de la marihuana.
Mujica y la marihuana: frase a frase “En el mundo se está perdiendo la guerra contra el narcotráfico y por lo tanto hay que empezar a plantearse otras estrategias”.
12 de junio en Río de Janeiro. “No es consumo libre, sin cédula no se va a poder comprar. Los compradores deberán, devolver los canutos, colillas de los porros para volver a comprar”.
12 de junio en Río de Janeiro. “En el Uruguay no se precisa más de 150 hectáreas plantadas. No es ningún misterio para el consumo que podamos tener. Es totalmente manejable. Es cuestión de ponerse”.
Agosto a la CNN. “El que cree que estamos equivocados que nos ponga mejores ideas. Lo que no podemos es seguir haciéndonos los tontos, mirando para otro lado. Sinceramente, el fenómeno sigue cundiendo y avanza”.
Agosto a la CNN. “No probé, pero nada más porque no se me dio. He fumado como un murciélago y me gusta el buen vino pero la mejor adicción que hay en el mundo es la del amor”.
Agosto, a la CNN. “Uruguay es un país pacato, de viejos. La mayoría somos viejos y de tendencia conservadora. Uno le dice a la gente 'regularizar la marihuana' y te empiezan a mirar, ¿no? Como si fuera una cosa del diablo”.
Noviembre a la BBC. “El cannabis se usaba para hacer las velas y para hacer estopa de tapar las hendijas de los barcos. Ha acompañado toda la epopeya en el Nuevo Mundo. Merece que lo tratemos con más respeto y conocerlo mucho más”.
Noviembre a la BBC. “No queremos joder a los países vecinos ni puedo permitirme el lujo de que vengan los pichicateros de por ahí a dársela acá. ¡No, estamos fritos con eso, porque sería de nunca acabar!”.
Noviembre a la BBC. “Tenemos que aprender del viejo Batlle, de Don Pepe. Mientras los americanos inventaron la ley seca, que armó un zafarrancho, en Uruguay el Estado hizo el estanco de alcohol y durante muchas décadas, el que vendía el alcohol para chupar era el Estado, con lo cual se garantizaba que no le encajaban alcohol de madera, que es más barato para envenenar a la gente. Y el Estado sacaba un plus para atender salud pública. No se le ocurrió decir 'no chupen más' porque sabían que igual iban a chupar”.
Martes 18 de diciembre. “La vamos a llevar suave, me interesa que la gente piense, y quizás arrime soluciones mejores que la que uno plantea. Es un problema grave. Le cuesta una guerra a México. Cada tres presos que tenemos, uno es por droga, de eso hay que darse cuenta. Este problema a garrotazos no lo arreglamos”. Martes 18 de diciembre.
Hoy jueves Mujica, rechaza las críticas señalando que son por razones por “razones de odio”.

A pesar de que dio la orden de dar marcha atrás al proyecto que estaba en el Parlamento, el presidente José Mujica, salió este jueves en su audición a defender su idea de legalizar la venta de marihuana en manos del Estado y dijo que la oposición lo criticó porque “el odio le hace trampa a los seres humanos”.

“En esta discusión no deberían de sacarse las conclusiones politiqueras en las que cae gente que es inteligente. Por el contrario nos tendrían que proponer un arsenal de fórmulas. Tal vez como tantas veces el odio le hace trampa a los seres humanos”, concluyó el mandatario.

Antes, al comenzar su audición semanal en M24, había dicho “que el odio es en definitiva un pésimo consejero porque muchas veces, demasiadas, está presente en cualquier tipo de relación humana”.

Y añadió: “¿Por qué digo esto? Oigo gente inteligente, instruida en términos genéricos que, solamente por razones de odio realiza construcciones fantásticas, recovecadas elaboraciones, apenas con alguna frase dicha por terceros o sacada de contexto. No se toma el trabajo de averiguar, de preguntar. ¿Para qué?. Gente relativamente inteligente se deja manejar por el odio. Por muchas cosas, las más diversas, que no es del caso hoy ponerse a analizar”.

En seguida, explicó, aunque sin nombrar a nadie en específico, que esa referencia se debía a las críticas que recibió su iniciativa de legalizar la venta de marihuana a través de una empresa estatal. Proyecto que días atrás ordenó dar marcha atrás porque, dijo, la sociedad uruguaya no está preparada para él.

“Por eso creo que vale la pena la discusión a lo largo y a lo ancho de todo el país. ¿Por qué? Porque puede surgir diversos caminos pero en todo caso no deberíamos de quitarnos la responsabilidad de enfrentar a tiempo este fenómeno. De momento llevamos varios años reprimiendo y lo único que hacemos es amontonar gente en la cárcel. ¿Vale la pena esa discusión o no vale la pena? ¿Estaremos tan equivocados? No debería ser causa nacional enfrentar este fenómeno. El Uruguay no quiere ver con la experiencia internacional los peligros a los que nos estamos enfrentando. Creo que es mal camino el no querer ver los peligros, mal camino esconder la cabeza como el avestruz, tal vez existan opciones mejores que las que se nos ocurren a nosotros”, argumentó.

Mujica aseguró que “como existe un mercado caro, acotado y con alta tasa de ganancia, esto sigue siendo negocio a pesar de todas las represiones porque tiene una altísima tasa de ganancia” y reclamó que “si no le arrebatamos la alta tasa de ganancia, las otras formas de represión por el momento demuestran que no alcanzan”.

El mandatario aclaró además que su idea de legalizar la venta de marihuana nada tiene que ver con que opine que es inocua o incluso beneficiosa para la salud como opinan algunos activistas y especialistas. “Estamos a leguas de considerar que el consumo de cualquier clase de estupefacientes tenga algún beneficio como algunos dicen. No, no creo en el beneficio de alguna adicción, pero peor mucho peor que la existencia de la adicción es el narcotráfico que se apodera el mercado”.

También Cánepa defendió legalización como medida de seguridad

El prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, dijo en su comparecencia a la comisión de Adicciones de Diputados la semana pasada que “luego de cuarenta años de desarrollarse en América Latina las políticas prohibicionistas demuestran que no han dado resultados”.

Según el jerarca, en la última cumbre iberoamericana, algunos países integrantes pidieron que América Latina en su conjunto presentara la solicitud a Naciones Unidas, lo que se está haciendo, para llamar a una nueva convención sobre estupefacientes, superando la Convención de Viena en 1961. “Este debate se está dando hoy en el mundo. La Convención de Viena en 1961 habló de un mundo sin drogas, pero no solo es absolutamente imposible, sino contrario a la propia existencia de la humanidad. Lo que debemos hacer es mitigar los efectos del consumo abusivo y de las adicciones y no tapar el sol con un dedo”, aseguró.

Durante su comparecencia, Cánepa defendió el proyecto redactado en conjunto entre el Ejecutivo y la bancada oficialista. Además, negó que la legalización de la marihuana produzca “más inseguridad”.
“Insisto: no es el consumo de cannabis lo que genera la inseguridad. La pasta base es el problema de seguridad mayor. Ha bajado el consumo de pasta base por otras razones, además de por la política de represión”, explicó Cánepa.

El prosecretario opinó que el Estado debía cortar el circuito ilegal en el comercio de marihuana y señaló que en ese marco detrás del proyecto “existe un objetivo de seguridad, que no es el único ni el central, pero lo hay”.

“La experiencia internacional demuestra que los países que han hecho la separación de este mercado han podido obtener políticas de focalización en la represión y en la solución de los problemas de seguridad”, sostuvo.

El diario El Observador coincide con su colega El País, y dice que la oposición dice que se va a los tumbos y politógos que está bien mirar encuestas.

En el Frente Amplio, sobre todo en el MPP, ven como algo positivo que el presidente de la República tenga la habilidad de cambiar la pisada y retroceder ante una idea que impulsaba cuando se da cuenta que está equivocado o no es el momento de avanzar. Sin embargo, en la oposición eso se ve como un estilo “improvisado” que caracteriza al gobierno de José Mujica y por eso salieron a criticarlo.

Los analistas de opinión pública ven bien que un gobernante tenga en cuenta el sentir de la ciudadanía, aunque marcan que ese no debería ser el único factor que se toma en cuenta cuando el gobierno toma una decisión.

El asunto es que el presidente decidió “frenar” un proyecto polémico, como el que regula la comercialización de la marihuana, y dejó mal parada a su bancada en el Parlamento. Algunos se sorprendieron, aunque los legisladores de izquierda ya habían decidido que ese tema pasaba para 2013 y aseguran que seguirán adelante con su tratamiento. “La discusión la frena el período parlamentario, que ahora se termina y después se retomará”, comentó ayer a El Observador el diputado Julio Bango, integrante de la comisión especial de adicciones y drogas.

La iniciativa de legalizar la marihuana, que tuvo una amplia repercusión internacional en medios como en otros gobiernos formó parte del paquete de medidas anunciadas a mediados de año, con las que el Poder Ejecutivo intentará bajar la delincuencia.

Mujica anunció ahora que prefiere esperar y discutir más, antes de que el proyecto sea sancionado sin tener a la mayoría de la población convencida del objetivo que se busca, que es quitarle un mercado a los narcos.
Desde la consultora Factum, el analista Eduardo Botinelli, comentó ayer que es positivo que el presidente tenga en cuenta a la opinión pública para impulsar un tema, pero también es cierto dijo, que pueden hacerse estudios previos, es decir antes de concretarse un anuncio oficial. Esas investigaciones detectan incluso las resistencias que puede tener un proyecto en la ciudadanía, explicó. Para Botinelli, el freno del presidente a la marihuana ratificó lo que la gente más le critica al gobierno y es la falta de previsibilidad.

En tanto, el analista Agustín Canzani, considera importante que un gobernante tome en cuenta la opinión de la población, pero aclaró que ese “es un insumo más” y “no el único ni el definitivo”. En general dijo Cansani, los presidentes tienen una agenda de temas y luego, dependiendo de varios factores, es el empeño que ponen en impulsarla. Lo mismo ocurrió con Tabaré Vázquez y su idea de trasladar los restos de José Artigas. Fue una idea que lanzó y quedó en la nada, recordó.

El senador Jorge Larrañaga, consideró “bienvenido” que Mujica dilate la discusión parlamentaria sobre la marihuana. “Nunca íbamos a apoyar esa iniciativa que nos parecía totalmente improvisada”, dijo ayer a radio Sarandí.

Por otra parte el Semanario Búsqueda publica detalladamente el cambio de patrimonio del Presidente José Mujica que pasó de “cero” a uno de $ 4.203.000.

El mandatario explicó que formalizó “los papeles” con su esposa, según informa Búsqueda. “No hay nada extraño”, señaló.

Legisladores del Partido Nacional consideran que el presidente José Mujica multiplicó sus bienes desde que es presidente, informó este jueves el Semanario, Búsqueda. En cambio para el mandatario “no hay nada extraño” debido que se trató de una “formalización de los papeles” con su esposa.

Senadores nacionalistas decidieron recurrir a la Junta de Transparencia y Ética Pública para corroborar los ingresos del jefe de Estado, luego de que en los últimos meses surgieran varios informes internacionales de prensa sobre “el presidente más pobre del mundo”, indica el semanario.

En una declaración del 31 de mayo de 2010, Mujica señaló que su única propiedad era un auto tasado en $37.500, mientras que en el ítem “patrimonio neto” el casillero quedó vació.

Luego, el 29 de marzo de 2012 declaró como patrimonio tres inmuebles por un valor de $3.666500, dos vehículos por $107.500 y tres tractores y “aperos agrícolas” por $429.000. Todo significó un “patrimonio neto” de $ 4.203.000.

Consultado al respecto, Mujica dijo a Búsqueda que los bienes que estaban a nombre de su esposa, la senadora Lucía Topolansky, pasaron a ser parte de la sociedad conyugal, años después del casamiento en 2005.

“No hay nada extraño”, expresó. “Se trata simplemente de una formalización de los papeles después de nuestro casamiento”, agregó. “Para eso nos casamos”, dijo Mujica.

No esta mal para un país de primera como Uruguay, erradicar la pobreza como dicen las cifras del Gobierno incluyendo al “Presidente más pobre del mundo”, aún en contra su voluntad.

MENSAJE DE LA 36
20 de diciembre de 2012


Share/Save/Bookmark

0 comentarios:

Publicar un comentario