Es muy abundante entre muchos historiadores y otros intelectuales la teoría acerca de que la crueldad del régimen nazi o las dictaduras de seguridad nacional latinoamericanas está causada y/o dirigida por la "racionalidad" del capitalismo. Generalmente se sustenta dicha teoría con el argumento de la rigurosa planificación de los genocidios más recientes. Incluso escuchaba decir a José Pablo Feinmann, filósofo argentino, citando a T. Adorno y M. Horkheimer en un programa de TV, que el racionalismo (capitalista) "empezaba en el iluminismo y la Revolución Francesa y terminaba en Auschwitz".

Si bien es cierto que estos genocidios han sido burocráticamente planificados, a diferencia de otros anteriores como la conquista de América o el régimen del Estado Libre del Congo, esta planificación se debe a que es simplemente obvio que no se van a utilizar para ejecutarlos hachas, palos y hunos, sino que se emplean los recursos y tecnologías que el poder capitalista pone a disposición de los genocidas. No tiene en absoluto nada que ver el uso de tecnologías modernas con la moral o la ideología del sistema que produce el genocidio (el tiempo no es lineal ni homogéneo).

Por otra parte, el capitalismo no es un sistema "racional" o "racionalista". El capitalismo es completamente irracional, construye una sociedad enajenada y cosificada, casi absurda, donde los recursos, que alcanza para la felicidad y la paz mundial, son utilizados para guerras sin sentido cuyo único objeto es desviar la atención de las masas de la lucha de clases y la podredumbre social. La racionalidad en las personas traería como consecuencia el abandono de las estupideses y fantasías que idiotizan al ser humano y le permiten al sistema autoperpetuarse.

El liberalismo sí es racional, en su mayor parte. El liberalismo y el fascismo son dos ideologías que sirven a los intereses del capitalismo, así como el nacionalismo y la religión. Para el capitalismo no es imprescindible ninguno de estos servidores, así puede descartar el uso del liberalismo y promover el fascismo si esto sirve mejor a sus intereses. ¿Acaso han sido los golpes de Estado latinoamericanos, que traicionaron a la -débil- tradición liberal de sus países, obra exclusiva de un grupo de oficiales oscuros?

Por último, también dicen algunos autores que el "racionalismo" capitalista, al no tener "cuestionamientos éticos", produce los horrores antes mencionados. Esto no es real, por ejemplo, los cristianos fueron responsables de todo tipo de atrocidades y siempre se han creído con una gran -y la verdadera- moral.


Share/Save/Bookmark

1 comentarios:

Pedro José Madrigal Reyes dijo...

Estoy contigo, el capitalismo no es racional ni puede llegar a serlo, puesto que su único sino de su existencia es el crecimiento económico infinito, en el momento en que se estanca o deja de crecer se producen catástrofes como la que estamos viviendo…

Publicar un comentario