Carta abierta al músico más genial que dio en años nuestro país

Señor Charly García:

No me sorprendió tu nueva caída en las garras de la droga. Pero me repugnó el tratamiento de algunos medios empeñados en mostrar todas tus caídas o fallas.

Señores de Clarín, quiero que recuerden que Charly Garcia es el músico más genial que dio en años nuestro país, que cuando actuó para las Madres siempre fue con respeto, llegó a horario, esperó en el escenario y cuando fallaron los micrófonos los cambió por otros sin hacer ningún gesto que demostrara fastidio.

Por último, para los que quieran recordar la foto de hace un año entre las Madres en el escenario, besando mi panza, esa imagen sólo la publico Página/12, para los otros medios no vendía como esta última en la camilla.

Pero la basura no cuenta. Los que te queremos y respetamos estamos dispuestos a ayudarte, a darte una mano todas las veces que necesites.

Te seguimos necesitando, esperamos tus nuevas genialidades, quiero verte en tu casa escuchando música y dirigiendo con esa pasión.

Por vos y todos nosotros, tratá de salir de estos callejones ¡Dale Charly hacé fuerza!

Hebe de Bonafini
Presidenta de Madres de Plaza de Mayo


¡Cuánto humanismo se aprecia en esta carta! Frente a los medios de prensa monopólicos que lucran con el sufrimiento humano Hebe opone el humanismo que caracteriza a aquellos que luchamos por los oprimidos, por lo justo, por el socialismo. Marx sabía que la droga, el alcoholismo y otros problemas relacionados son parte de lo peor que trae y protege el capitalismo, tal cual lo confirmó en El Manifiesto, luchar contra ellos implica luchar contra el sistema. ¡Unámosnos todos en la lucha contra cuantos enemigos del futuro se presenten! ¡Sin miedo, sin temor, la justicia se hará con aquellos que se enriquesen en base al sufrimiento!


Share/Save/Bookmark

1 comentarios:

Marat dijo...

Básicamente publiqué esta entrada porque siempre sentí especial pena por aquellos se sufren a causa de la droga, del alcohol, etc. y especial odio a los que se enriquesen por eso. Es más, me atrevo a decir, que a partir de allí fue como profundizando me adentré y me convencí de que era el sistema el que estaba podrido, y como muro podrido que era, se derrumbará de la patada que le dará la Revolución.

Publicar un comentario