Un argumento popular entre los ignorantes de todos los colores es que las dos personalidades más notables de la Revolución Cubana, Fidel Castro y Ernesto Guevara, mantenían grandes diferencias en cuanto a la Revolución y el Comunismo. Lamentablemente han contribuido a esta errónea visión varias biografías sobre el Che que lo colocan en oposición a Fidel, mostrando al primero como marxista y al segundo como un mero oportunista.

Nada más lejos de la realidad.

Leyendo algunas de las entrevistas y discursos más célebres que Fidel ha dado, así como con el estudio sobre su intensa vida, podemos conocer su accionar previo al M-26-7, y cómo él fue trabajando la posibilidad de una revolución que saliera triunfante en la Isla. Como miembro del ala izquierda del Partido Ortodoxo, partido que claramente iba a salir ganador en las elecciones de 1952, Fidel estaba completamente consciente acerca de cómo esa agrupación capitalista anti-corrupción iba a defraudar las esperanzas del pueblo (dado que ningún partido capitalista puede ofrecer una solución real a las nefastas consecuencias del este sistema). Fidel planeaba un programa revolucionario y un levantamiento de masas desde su futuro puesto en el Congreso cubano. Nadie lo contará mejor que él, así que cito un fragmento de sus memorias en el discurso en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, el 4 de septiembre de 1995:

"[...] el partido comunista estaba aislado y en las condiciones que existían en el país y en medio de la Guerra Fría y la cantidad de prejuicios anticomunistas que había en este país, no era posible hacer una revolución desde las posiciones del Partido Socialista Popular [así se llamaba formalmente el partido comunista], aunque el PSP quisiera hacerla. El imperialismo y la reacción habían aislado a este partido lo suficiente como para impedirle, de manera absoluta, la realización de una revolución, y es cuando me pongo a pensar en las vías, los caminos y las posibilidades de una revolución y cómo hacerla.

Fidel como candidato del Partido Ortodoxo.

A partir de la efervescencia que se había producido en el país, de la fuerza que había tomado aquel movimiento de Chibás en las masas -partido que, en general, excepto en la capital de la república, ya estaba cayendo en manos de terratenientes, porque aquí cuando surgía un partido popular no tardaban mucho tiempo en caer las direcciones provinciales en manos de terratenientes y de ricos; ya ese proceso se estaba planteando en la Ortodoxia-, me veo dentro de un partido que tiene una gran fuerza popular, unas concepciones atractivas en la lucha contra los vicios y la corrupción política e ideas que en lo social no son ya totalmente revolucionarias. Y es a partir de esa contradicción y de la trágica muerte de su combativo y tenaz fundador, que elaboro la concepción de cómo había que hacer la Revolución en las condiciones de nuestro país. [...]

Ante la imposibilidad de la revolución por aquella vía y lo inevitable de una rápida frustración, elaboro una estrategia para el futuro: desde dentro del gobierno y desde dentro del propio Congreso lanzar un programa revolucionario y organizar un levantamiento popular. Ya a partir de aquel momento tengo toda la concepción, todas las ideas que están en La historia me absolverá, cuáles debían ser las medidas, cómo plantearlas, qué hacer. Esa fue la primera concepción revolucionaria, que la pude elaborar, digamos, apenas seis años después de haber ingresado en la universidad aquel mes de septiembre. Se puede decir que tardé seis años en adquirir una conciencia revolucionaria y en elaborar una estrategia revolucionaria."

Pero nada de esto tuvo lugar por el derrocamiento del gobierno legal a manos de Fulgencio Batista. Es entonces cuando Fidel Castro y otros muchos jóvenes deciden combatir con las armas a la dictadura (lo cual es perfectamente legítimo). El objetivo del famoso asalto al Cuartel Moncada es provocar un levantamiento popular masivo, ya que también debían ser tomadas las emisoras de radio. Pero ahora no analizaremos este suceso, aunque podemos agregar que durante la farsa de juicio que se le hizo a Fidel, un fiscal citó como prueba que los rebeldes tenían un libro de Lenin, a lo que Fidel contestó: "Sí, nosotros leemos a Lenin y quien no lea a Lenin es un ignorante" (memorias en el discurso del 22/4/1970).

Fidel Castro, uno de los más grandes estadistas del siglo, maniobra entre los terribles poderes de la tumultuosa época y decide, hábilmente, visitar Estados Unidos en uno de sus primeros viajes como Primer Ministro del Gobierno Revolucionario. El objetivo del viaje es evitar una confrontación directa con el gigante del norte, que por causa de la arrogancia yanqui no se logra evitar. Así, la Revolución Cubana es vista como un terrible enemigo para Estados Unidos, que inician sus largos (e infructuosos) intentos para derrocar la Revolución. Pese a que los "teóricos" del Fidel no-marxista siempre citan los esfuerzos del Gobierno Revolucionario por evitar ganarse enemigos en esa hora crucial como una prueba del "anticomunismo" de Fidel, se olvidan de remarcar un aspecto fundamental en estas situaciones: cada vez que Estados Unidos castiga, Cuba (en lugar de asustarse y retroceder como hicieron y hacen todos los gobiernos "progresistas" de Latinoamérica) reafirma su voluntad. Esto es lo que más le ha molestado al imperialismo y es la causa de que aún hoy mantenga la maquinaria de propaganda contra la Revolución Cubana.

Es cierto que el Che fuera de los más radicalizados, pero también Raúl Castro quería acelerar la proclamación del carácter socialista de la Revolución, lo cual no es citado por los "teóricos" del enfrentamiento Fidel-Che. Y, en cualquier caso, como hemos visto Fidel Castro era marxista desde hacía mucho tiempo, de cuando en la Universidad leyó El Manifiesto Comunista y tomó a préstamo los libros de la biblioteca del partido comunista cubano.

Otra de las falacias usadas para contraponer a Fidel y al Che es que, según estos "teóricos", Guevara sería un buen internacionalista y Castro un recalcitrante nacionalista. Realmente, no podían tener todos el mismo papel. El Guerrillero Heroico actuó siempre coherentemente, pero el Comandante Eterno también. Desde Cuba, la Revolución manifestó una gran y activa solidaridad internacionalista con numerosos luchadores del mundo: desde su apoyo a Angola en la independencia, en la guerra contra la UNITA y contra el ejército del infame régimen de apartheid sudafricano, hasta la colaboración médica, escolar y militar (frente al nacionalismo somalí) con la República Democrática Popular de Etiopía.

He expresado mi escepticismo frente al chavismo, actual fuerte aliado de Cuba. Es un gran error, en todos los aspectos de la vida, el generalizar y quienes están contra el "castrismo" repudian la alianza de la Revolución Cubana con el socialdemócrata Chávez. Sin embargo, ha sido un perfecta maniobra de Cuba esta alianza, como lo fue en el pasado las buenas relaciones con Estados capitalistas progresistas, como los escandinavos, en medio de la Guerra Fría. Cuba jamás socavó el Bloque del Este, como hizo Rumania, por ejemplo. En esta época, cuando el mundo se halla completamente bajo la bota del imperialismo, es cuando Cuba tiene que volver a maniobrar para sobrevivir y ser un ejemplo para futuras revoluciones. Nunca las intenciones de tener buenas relaciones con diferentes Estados ha socavado los principios de la Revolución. Como ejemplo podemos recordar cuando Cuba vio finalizada su amistad con Francia por su apoyo permanente a los independentistas argelinos.

Cuando el Che estaba vivo y era peligroso para los siervos del capital, él encarnaba "el mal" en Cuba. Hoy, los ignorantes presentan como el malo a Fidel y como el bueno sin posibilidad de victoria a Guevara. El análisis exhaustivo de la historia despeja todos estos absurdos y nos revela claramente cómo estos héroes han trabajado incesantemente por la victoria de la Revolución Comunista en el mundo, que siendo perfectamente posible y deseable, constituye la esperanza del ser humano para acabar con el oprobio del capitalismo.


Share/Save/Bookmark

10 comentarios:

EGR dijo...

Entre Fidel y el Che no hubo ninguna diferencia, ambos tenían el mismo objetivo: consolidar la revolución socialista. El Che se marchó de Cuba para hacer la revolución en otras partes del mundo, pero nunca se enfadó con Fidel. Eso son habladurías de la burguesía, que quieren dividir a nuestro movimiento revolucionario.

Salud.

Agüará dijo...

El mismo Che cuando combatia en Bolivia gritaba con sus soldados despues de planear el día: ¡Viva la revolución y viva Fidel!
La enemistad y diferencias son un invento de los medios amarillistas que no tienen cosa mejor que hacer que sembrar mentiras y falsedades.

Estimado Marat, tu imagén de perfil, es una creación tuya?

Saludos

C. Marat dijo...

Hola Agüará: no, la imagen de mi perfil es el distintivo usado por los internacionalistas polacos que ayudaron a los bolcheviques durante la Guerra Civil rusa.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hijo de la Rebeldía
Escuche muchas veces hablar de que al Che Guevara lo había traicionado Fidel, me parece una ridiculez muy absurda. Eso es propaganda norteamericana puramente manipulada para contraponer la imagen del Che con la del Fidel.
De igual manera Ernesto Che Guevara es inigualable.

viva el che dijo...

mientras sigan los yankes metiendo las narices en todos lados, mietras ignoremos nuestros derechos, mientras ellos quieran usar tu cabeza como un buzon poniento cartas absurda. vamos a seguir asi

pensemos, refleccionemos

un che no habra nunca mas

por que no hay huevos. que paso en la epoca de peron, en la del 76 vamos dejemos de joder son todos unos facista de mierdaaa


muerte a los milicos, a la policia, a la brigada a todos todos esos genocidas como a los curas, a clarin, a mirta legran y cuantos mas falta nombrar... es eterna la lista


La revolucion se lleva en el corazon
no en la boca para vivir de ella

C. Marat dijo...

"viva el che":

Si hay huevos, señor. Los tienen los luchadores que todos los días tratan de derribar este sistema; la guerrilla no es el único método.

"son todos unos facista de mierdaaa": si lo dice por los milicos y el milico Perón, estoy de acuerdo.

"muerte a los milicos, a la policia, a la brigada a todos todos esos genocidas como a los curas, a clarin, a mirta legran y cuantos mas falta nombrar... es eterna la lista"

No es eterna. Los fascistas son enemigos del pueblo, pero muchos que le apoyan son gente ignorante engañada. El sistema capitalista engendra ignorancia y está completamente construido sobre mentiras. Eso se termina con lucha y socialismo. Parece que ud. está engañado por el peronismo kirchnerista: los empleados de Clarín tienen que obedecer a su patrón. No son sus opiniones (salvo algunos casos particulares de oportunistas), sino las de los amos burgueses. Con Clarín "muerto" no se modifica nada.

Alejandra Agnes dijo...

Buen Articulo Me Sirvio Muchisimo Para Una Tarea Del Colegio :D

pedro quezada dijo...

Que triste es el mundo de hoy, donde cada dia desaparece la solidaridad. El individualismo impera por doquier. La muestra mas brutal que existe en chile, es el sistema de sistema de pensiones Creado en dictadura para otorgar créditos con tasas bajísimas a las grandes empresas y arrebatar a los trabajadores el derecho a manejar sus propios recursos. Hagamos renacer el amor por el prójimo y nuestra preocupación por el que sufre. Identifiquemos a los corruptos y eliminarlos del sistema.

pedro quezada dijo...

El socialismo se debate en una batalla en contra del capitalismo, con muy pocas armas
para dar una lucha con alguna posibilidad de éxito. Ademas el clima sembrado por la ideología del mercado, ha ido envolviendo a la sociedad entera en esta fiebre que consume a todos los habitantes del planeta, el amor por el consumo. Esta enfermedad
que se ha ido tornando cronica, despierta la corrupcion y el el pillaje politico de t las fuerzas que concurren en las relaciones economicas del mercado. Falta un fuerte estoicismo para no dejarse atrapar por esta pandemia mundial.LA CORRUPCION.

pedro quezada dijo...

Mi vision del desarrollo de la sociedad es apocaliptica,ion por el porfiado enfasis en direccionar los esfuerzos solo al desarrollo tecnolofic y veo al socialismo erroneamente a seguir discutiendo con el cacapitalismo en el plano que ellos lo arrastran. Vale decir, no han puesto ni sabido defender las ideas de una sociedad mas humana, mas plural, donde no solo interese el avance economico, que sin dudad es importante, pero mientras sea posible una mayor equidad,un reparto un poco mas justo de las riquezas , seguiremos destruyendo nuestro planeta guiados por quienes propugnan el consumo .-

Publicar un comentario